STOP! Declaro la guerra en nombre de mi peor enemigo que es…

By Lesly Ruiz

Correo: leslyruiz13@politicaladvisorsapc.com


Cuando éramos niños aprendimos a jugar en la calle el clásico juego de Stop, que comenzaba con la famosa frase “Declaro la guerra en contra de mi peor enemigo que es…” En el momento en que el retador decía tu nombre todos salían corriendo hasta que el retado llegaba a la base y gritaba ¡STOP! Tal y cómo algunos de nuestros políticos han sabido hacerlo, ya que el escenario perfecto ha sido el ya deteriorado e ineficaz sistema político, aunque en esta guerra gana el que menos sucio queda.

     El éxito rotundo de la eterna campaña de López Obrador consiste básicamente en no ser el mejor con acciones, pero si el menos malo de los peores, los pasados escándalos desencadenados desde el juicio de Lozoya únicamente evidenciaron que si alguien lanza la piedra todos pueden no salir sin ser golpeados, ya que todos en su vida política han tenido por lo menos un tropiezo, que sólo ha sido permitido por la impunidad que impera, el compadrazgo y la vieja forma de hacer política del PRI. 

   El panorama político que vemos es una guerra mediática de políticos y grupos que únicamente se lanzan al ruedo a culparse los unos a los otros, lejos de tomar la responsabilidad de tomar el timón del barco que se encuentra en aguas turbulentas.

     Efectivamente el caso Lozoya llego a replantearnos lo que está mal en todo el sistema, tanto así , que de manera histórica tenemos  demandas iniciadas en contra de expresidentes por una serie de acusaciones que no fueron más que un eslabón de hechos y decisiones de más de una persona.

     Aunque bien pudiera ser uno de los grandes trofeos de nuestro Presidente en su búsqueda por cumplir su mayor promesa de campaña Limpiar la Corrupción únicamente abrió una herramienta de legitimación del Gobierno actual que consiste en un largo “Se los dije”.

     A lo largo de esta guerra por encontrar culpables terminará ensuciando a todos, lejos de darnos la confianza que buscamos en nuestros servidores únicamente se está logrando una fractura en nuestro sistema que traerá como única consecuencia el hartazgo de ya no creer en ninguno de nuestro Gobierno.

     En los últimos meses hemos perdido a nuestros seres queridos, nuestros empleos, nuestra rutina diaria y lo que más queremos en esta etapa no premeditada es tener la certidumbre de que las cosas mejorarán, que la decisión de elegir a nuestros representantes en Gobierno no fue errónea y que efectivamente velan por el bienestar de cada uno de nosotros.


Con tu apoyo podremos crear más y mejor contenido ¡Ayúdanos a seguir creciendo!



Acerca del autor: Lesly Ruiz es Lic. En Política y Gestión Social por la Universidad Autónoma Metropolitana Unidad Xochimilco.

¡Comparte en tus redes sociales y con tus amigos!
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email

1 comentario

Añade el tuyo →

  1. Excelente artículo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

© 2022

Tema de Anders NorénSubir ↑