By Ana Solana

Correo: anaslna@politicaladvisorsapc.com


Si el año pasado alguien nos hubiera dicho que nuestra forma de vivir sufriría una restructuración rigurosa, ¿le hubieras creído? A lo largo de los años, las pandemias han enseñado lo difícil que puede llegar a ser el aislamiento, ya que se ven afectados los trabajos, la educación, el comercio e incluso las relaciones humanas, porque como decía Aristóteles, el hombre al ser un ser social por naturaleza, posee una dimensión para la convivencia en comunidad desde que nace. Sin embargo, los que estamos presenciando el siglo XXI, no podemos quejarnos del todo y esto gracias a que desde la Tercera Revolución Industrial, también conocida como Revolución Digital, ha habido avances radicales gracias al Internet, lo que ha dado paso a un ciberespacio bastante desarrollado.

En su primera etapa, la Era Digital se caracterizó por la cibernética, ya que se introdujeron las computadoras; primero aparecieron solo para empresas, debido a que su fin era procesar una gran cantidad de datos y realizar múltiples tareas a la vez y después gracias a Steve Jobs y Bill Gates, llegaron las computadoras hasta las casas de las personas para usos más generales. Alrededor de 1995 es cuando podemos decir que surge la segunda etapa y surge el ciberespacio, dado que comenzó la conexión de las computadoras a través del Internet. En esta etapa hay dos fases, en la primera está la web y el comienzo del comercio electrónico y en la segunda se encuentra la aparición de las redes sociales. Para hablar de la tercera etapa, es justo lo que estamos presenciando, la cibervida. En esta etapa podemos notar una tecnología mucho más avanzada, en donde encontramos la inteligencia artificial, la robótica, el blockchain, el cloud computing etc. Entonces, cuando alguien habla de la Era Digital, se refiere a una etapa con un nuevo modelo económico, productivo y social, gracias a que gira en torno al internet, ordenadores, dispositivos, herramientas TIC, chats, blogs y medios de comunicación.

Desde el 23 de marzo, fecha oficial del arranque de la Jornada Nacional de Sana Distancia (JNSD), hasta hoy, se cumplen 179 días de cuarentena en México. Esta medida, ha llevado a miles de personas a permanecer en sus casas como parte del distanciamiento social para combatir la pandemia de coronavirus. Te has puesto a pensar, ¿qué pasaría si no tuviéramos la tecnología de hoy para ayudarnos a superar los precedentes y poder recuperar un poco de la normalidad que solíamos tener? ¿Cómo nos hubiéramos entretenido sin plataformas de streaming como Netflix, Amazon Prime, Blim o HBO?  De acuerdo con Infobae Económico, tan solo Netflix duplicó la cifra de sus suscriptores durante los primeros tres meses del 2020 en todo el mundo. Antes de la pandemia, el consumo de streaming estaba más controlado, pero debido al encierro ha habido un incremento del 40% desde marzo del 2020. Ese incremento se ha visto reflejado en todo América Latina, pero sobre todo en Chile y México. El e-commerce, comercio electrónico, también se ha visto muy favorecido gracias al confinamiento. Esto es algo muy bueno, ya que es de vital importancia para mantener andando la economía. Este hábito de consumo ha crecido en un 60% durante el 2020 en México. De acuerdo con la Asociación Mexicana de Venta Online (AMVO) entre los productos más vendidos se encuentran: comida a domicilio (40%); moda (30%); supermercado (28%); artículos para el aseo del hogar (26%) y electrónicos (24%).

Pero no todo es miel sobre hojuelas, esta Era Digital es costosa. De por sí, disponer de un buen acceso a Internet ya se había convertido en un requisito indispensable para el desarrollo personal y social de las personas; actualmente, lo es más que nunca, ya que de ahí está dependiendo en gran medida la capacidad de mantener interacciones sobre todo laborales y educativas. Si bien es cierto que en la mayoría de los casos nos está ayudando para tele-trabajar o reunirnos virtualmente con diversas plataformas desde la seguridad de nuestros hogares, lamentablemente, en otros casos no es así. A pesar de que aplicaciones como Zoom, tan solo al inicio de la pandemia hayan llegado a las 745,700 descargas en México, esto solo muestra la buena cara de la moneda. Para seguir con su educación, muchos estudiantes lo deben hacer de forma remota, lo que implica pagar más por un mejor acceso a Internet. En nuestro país, un 58% de los internautas manifiestan su conexión lenta o ineficiente y que no existe una buena oferta de proveedores de estos servicios.

El 14% de los estudiantes de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) por estas mismas razones, no se pudieron sumar a las clases en línea. Sin embargo, hay casos peores en donde la cobertura es todavía más baja, tal es el caso de entidades como: Oaxaca, Chiapas, Guerrero, Veracruz, Puebla, Michoacán e Hidalgo. De acuerdo con el INEGI y su encuesta sobre el uso de Tecnologías de Información en los Hogares, la población urbana cuenta con una cobertura de conexión a Internet de 65.5% (indicador bajo a comparación de otros países de la OCDE), mientras que la población rural cuenta con un 23.4% de cobertura. También podemos encontrar un contraste bastante amplio en cuestiones de disponibilidad y uso de computadoras, ya que la población urbana cuenta con un 50.9% y la población rural un 20.6%. Esto claramente revela que no todas las condiciones, tanto de acceso a Internet como de herramientas digitales, son parejas en México. Lo que desafortunadamente está provocando que se empiece a generar una brecha educativa más grande, a la cual será difícil darle solución, dado que a los estudiantes no les queda de otra que dejar de batallar para obtener educación, y mejor optan por recurrir al trabajo en el campo o comenzar a incorporarse al Ejército, una actividad riesgosa, ya que esta de por medio su vida en la lucha contra el narcotráfico.

Sin duda alguna, el coronavirus llegó para demostrarnos la importancia de estar sumergidos en el mundo moderno de la tecnología, ya que llevamos nuestra vida diaria a través de una computadora o una simple app, pero sobre todo llegó para recordarnos que México es un país desigual, no solo en términos económicos, sino también en términos digitales. Mientras unos pueden estar a salvo en sus casas con todas sus actividades a su alcance, otros siempre han tenido que exponerse y salir para realizarlas o simplemente quedar fuera de éstas.


Con tu apoyo podremos crear más y mejor contenido ¡Ayúdanos a seguir creciendo!



Referencias:

    Arellano, S. (8 de Abril de 2020). México Social. Obtenido de Educación en la era digital: la crisis y las oportunidades: https://www.mexicosocial.org/educacion-en-era-digital-crisis-oportunidades/

   Coria, E. D. (18 de Abril de 2020). El Economista. Obtenido de Covid-19: educación y brecha digital: https://www.eleconomista.com.mx/opinion/Covid-19-educacion-y-brecha-digital-20200418-0003.html

   Costa, C. V. (21 de Mayo de 2018). Decisiones en la Era Digital. Obtenido de Las etapas de la Era Digital y el comienzo de la Cibervida: http://www.carlosvictorcosta.com/es/las-etapas-de-la-era-digital-cibervida/

    Goal. (16 de Septiembre de 2020). Obtenido de En México, ¿cuántos días llevamos de cuarentena?: https://www.goal.com/es-mx/noticias/en-mexico-cuantos-dias-llevamos-cuarentena/tzq5yr69nwf81lysxjvpcbcao

  Marketers. (1 de Junio de 2020). Obtenido de Las plataformas ecommerce durante la cuarentena: http://www.marketersbyadlatina.com/articulo/6792-el-ecommerce-crecio-un-60%25-en-mexico-durante-2020

   Molina, Á., & Nador, A. (2020). Diplomado Periodismo Digital . Obtenido de El Streaming, un acompañante infaltable en la cuarentena: http://dpd.comunicaciones.uc.cl/2020/el-streaming-un-acompanante-infaltable-en-la-cuarentena/

  Pasquali, M. (2 de Abril de 2020). Statista. Obtenido de La app de reuniones Zoom conquista Latinoamérica: https://es.statista.com/grafico/21330/paises-con-mas-descargas-de-zoom-en-america-latina/

   Román, J. A. (24 de Agosto de 2020). La Jornada . Obtenido de En la UNAM, 14% de alumnos queda fuera de las clases en línea: https://www.jornada.com.mx/ultimas/sociedad/2020/08/24/falta-o-mala-conexion-a-internet-mayor-desventaja-de-clases-en-linea-2918.html


Acerca del autor: Ana Solana es internacionalista egresada del Tec. de Monterrey y ha colaborado en diferentes organizaciones de la sociedad civil.

¡Comparte en tus redes sociales y con tus amigos!
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email