¿Dónde está el PRD a 31 años de su fundación?

By Andrés López

Correo: andreslv_che@politicaladvisorsapc.com


El pasado 5 de mayo el Partido de la Revolución Democrática (PRD), cumplió 31 años de vida en el escenario político, pero muy pocos parecen recordarlo o de hacerlo lo recuerdan con nostalgia ya que el que fuera por muchos años el partido de izquierda más representativo de México se encuentra en un estado crítico de identidad.

El 5 de mayo de 1989, nació el PRD como proceso de unificación del Partido Socialista Unificado de México (PSUM), el Partido Mexicano de los Trabajadores (PMT), el Partido Mexicano Socialista (PMS) más un puñado de organizaciones en defensa de los campesinos, centrales obreras independientes y de derechos de grupos vulnerables, con lo cuál el PRD recibía una gran encomienda para dar representatividad a todos estos grupos auto nombrados de izquierda.

Actualmente los dirigentes del sol azteca tienen poco peso en la esfera política nacional, no solo por la poca representatividad que tienen en el congreso sino porque ni Ángel Ávila Romero, ni Adriana Días Contreras y mucho menos Fernando Belauzarán, han podido promover temas en la agenda nacional o por lo menos generar un discurso que los ubiqué como opositores al proyecto de la denominada 4ª Transformación, cosa que aún con errores si han logrado los dirigentes del PAN.

Y es que aunque lo nieguen en la sede del partido amarillo ubicada en Benjamín Franklin #84, la salida de sus líderes históricos empezando por Cuauhtémoc Cárdenas, Porfirio Muñoz Ledo, Ifigenia Martínez, Pablo Gómez, Alejandro Encinas y el Presidente Andrés Manuel López Obrador, junto con operadores políticos que nos guste o no le eran muy eficaces al partido como Ricardo Monreal, Marcelo Ebrard y hasta Dolores Padierna hicieron un boquete en la estructura del partido que muy difícilmente podrán volver a llenar, pues de 14 683 096 millones de votos  (Histórico de resultados electorales 2005-2006 Instituto Nacional Electoral)  para la presidencia de la república en 2006 con Andrés Manuel López Obrador como candidato o en 2012 los 11 122 251 millones que sumado a los votos de PT y MC llegarían a los 15 848 827 de votos (Histórico de resultados electorales 2011-2012 Instituto Nacional Electoral) tendiendo nuevamente el nombre de Andrés Manuel en la boleta, pasarían en el año 2018 aún raquítico 2% de la votación nacional con 1 602 715 de votos (Histórico de resultados electorales 2017-2018 Instituto Nacional Electoral) para Ricardo Anaya Cortes.

Cuauhtémoc Cárdenas y Porfirio Muñoz Ledo, dos de los distinguidos políticos que renunciaron al PRD tras fundarlo.

¿Cómo pasó todo esto?

Sin lugar a dudas el surgimiento de morena como partido político nacional en 2014 y el arrastre electoral de Andrés Manuel fue el golpe certero, pero antes de esto ya había indicios que avizoraban está debacle, aquí las razones:

1. La crisis interna del 2008 por la Presidencia del partido entre Alejandro Encinas y Jesús Ortega que dio como resultado la intromisión del TEPJF para imponer a Ortega y a su grupo Nueva Izquierda (NI) en la presidencia.

2. El reconocimiento táctico de Felipe Calderón por parte del grupo de NI al buscar alianzas con el PAN en las elecciones de 2010, aún cuando del partido había declarado en su Congreso Nacional de octubre de 2007, declarar ilegítima la Presidencia de Calderón. La acción de entablar alianzas con el PAN, le trajo al PRD según información presentada por la periodista Marthieu Tourliere del semanario Proceso (https://www.proceso.com.mx/author/mathieu-torliere) que el Sistema de Administración Tributaria (SAT) otorgará a condonación de impuestos entre 2007 y 2015 por 229.6 millones de pesos.

3. La alianza del PRD con el PAN en las elecciones de 2010 para renovar gubernaturas en Puebla, Oaxaca, Sinaloa, Durango e Hidalgo, trajo descontento entre los militantes fundadores del PRD en los municipios, pues a pesar de haber ganado en los tres primeros estados mencionados a los fundadores se les relego de cualquier tipo de participación activa tanto en el partido como en el gobierno.

4. Casos de corrupción tan sonados como el de René Bejarano recibiendo dinero para las campañas de delgados en la Ciudad de México, la presunta implicación del gobernador de Guerrero en 2013, Ángel Aguirre en el caso de la desaparición de los 43 estudiantes de Ayotzinapa y escándalos de corrupción en el gobierno de Rafael Moreno Valle en Puebla y de Gabino Cué en Oaxaca, hicieron que la ciudadanía se desencantada por la opción política que representaba el PRD.

5. La cereza en el pastel, el haber apoyado el Pacto por México, junto al PRI y al PAN terminaron por desdibujar la identidad que dio origen al partido, con lo cuál el partido de recién creación de López Obrador, llamado morena sería la opción más atractiva para una ciudadanía cada vez más decepcionada de los partidos tradicionales.

¿Qué le espera en un futuro inmediato al PRD?

El PRD tiene dos caminos, ninguno prometedor, estar a la merced del PAN, ya sea como partido satélite o para ser un tercero en discordia a beneficio de quién le ofrezca más, tal como sucedió en la elección de 2017 en el Estado de México, en dónde los votos que el PRD obtuvo, le hubieran servido a morena para poder arrebatarle la gubernatura al PRI. Pero está opción le representaría no volver a la verdadera lucha por el poder, sino solo obtener beneficios para su cúpula y pasar a la historia como lo que pudo haber sido y no fue, un partido que trajera democracia a nuestro país.

La segunda opción, la más idónea pero posiblemente la menos probable, sería que los dirigentes entren en un profundo ejercicio de reflexión de los motivos que dieron origen al partido, el sacrificio de muchos militantes que incluso perdieron la vida en la época salinista y los millones de votos que obtuvieron en el pasado de ciudadanos que confiaron en su programa de trabajo, ello no significa que el PRD tenga que ponerse al servicio de morena o del Presidente de la República sino que más bien el partido regresé a la defensa de causas justas, apoyando a los grupos sociales más vulnerables, alzar la voz cuando las acciones del gobierno no sean las correctas, pero también apoyar las políticas públicas de la 4ª transformación que sean en beneficio de la población. De no hacerlo su participación será cada vez más testimonial corriendo el riesgo que partidos pequeños como el Verde, Movimiento Ciudadano o los nuevos partidos que el Consejo General del INE habrá de aprobar en julio sepulten su registro como partido político nacional.


Acerca del autor: Andrés López es estudiantes de Ciencias de la Comunicación en la UNAM, ha sido corresponsal y comentarista en diferentes diarios y noticieros en Tehuacán, Puebla.

¡Comparte en tus redes sociales y con tus amigos!
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email

2 comentarios

Añade el tuyo →

  1. Victor Solís Carrera mayo 22, 2020 — 2:25 pm

    Buen dia,

    Me parece muy acertado el artículo, de manera general no puedes perder la identidad y esencia en un partido, por tratar de tener mayor participación o simple nombramiento en ganar elecciónes, se han prestado a ser un simple escalon para la derecha corrupta que ha enfermado al país durante décadas, claro esta que el beneficio que pudo obtener el PRD fue para los lideres, de ahi partió la inconformidad de sus militantes debido a la nula participación, es triste que un partido de izquierda desaparezca pero con su actuar encaminado a interés personales, solo va asegurando su camino a la extinción, MORENA hoy en día esta en el poder, pero ha dejado mucho que desear y no lo digo por las notas falsas que promueve la oposición, sino por lo que se vive con varios de sus alcaldes y gobernadores.

  2. Muy buen articulo, muy recomendable! Reciba un cordial saludo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

© 2022

Tema de Anders NorénSubir ↑